Visitar Acapulco es algo obligado para cualquier persona interesada en conocer lo mejor del turismo en México, Es cierto que en una nación tan vasta como México, con una geografía tan generosa en ambientes naturales y regiones por explorar, hay mucho para elegir en cuanto a opciones de veraneo. No obstante, Acapulco es un destino que ha logrado prevalecer en las preferencias de los viajeros durante décadas. De modo que la cuestión acerca de qué hacer en unas vacaciones en Acapulco, no es de complicada respuesta. En los siguientes párrafos mencionaremos algunas experiencias turísticas que ninguna persona que visite Acapulco se puede perder, más allá de que acuda por vez primera o no a esta joya del Pacífico Mexicano. 

Acapulco ha sido desde hace mucho tiempo un lugar clave en el territorio nacional, primero por su estratégica ubicación geográfica, que le permitió ser un puente comercial entre México y las naciones asiáticas. Y actualmente por el aprovechamiento turístico que se realiza de sus hermosas playas y paradisiaco entorno natural. En este destino guerrerense hay muchas opciones de entretenimiento disponibles: desde la práctica de deportes náuticos como el esnórquel o el surfing en sus bellas playas, hasta desarrollar paseos culturales para conocer sus edificios históricos y monumentos; desde amenas jornadas de compras en sus modernas plazas comerciales, hasta disfrutar de una vibrante vida nocturna en sus abundantes antros, bares y discotecas, muchas de las cuales se ubican a lo largo de la Avenida Costera Miguel Alemán. 

Un sitio especialmente recomendable de visitar en el entorno acapulqueño es la Capilla de la Paz, en el fraccionamiento Las Brisas.  Se trata de un moderno edificio que todos los viajeros con ganas de disfrutar de un rato de meditación y descanso espiritual deberían de visitar. Además, por el hecho de que se ubica en la parte más elevada del cerro El Guitarrón, nos ofrece una espectacular panorámica de toda el área de la bahía. Esta iglesia se distingue por su inconfundible cruz blanca y una escultura de cobre que representan unas grandes manos. 

De acuerdo a lo comentado anteriormente, no es de extrañar que miles y miles de viajeros tomen las maletas y se escapen de la gran ciudad cada fin de semana, día festivo o periodo vacacional que tengan disponible, para visitar Acapulco. Un factor que tiene este destino guerrerense a su favor y que explica su formidable proyección turística, se relaciona con su amplia oferta hotelera. Para pasar unas vacaciones en las costas guerrerenses una estupenda alternativa de hospedaje nos la brinda el Park Royal Acapulco, por sus frecuentes y atractivas promociones. En esto último se asemeja a la magnífica dinámica comercial que tienen otros prestigiosos hoteles de México, como el  Marriott Ixtapan de la Sal.